Las actividades preferidas de los universitarios

El primer ranking, escala o lista que uno debe hacer cuando llega a la universidad es, sin duda, el de las prioridades. Y puede parecer una tontería, porque evidentemente se supone que la primera debería ser estudiar y sacarse la carrera, pero no nos engañemos, son pocos los que tienen esa intención al empezar la carrera, y muchos menos los que la mantienen durante todos los años que tardan en sacarse el título; si la gran mayoría sólo andan preocupados por el contenido xxx gratis que se encuentran por internet, tampoco le pidamos peras al olmo. Así que saber qué nos interesa hacer durante estos años universitarios es algo importante.

universitarios cal

Echando mano de otra estadística, yo diría que sólo un tercio de los estudiantes que van a la universidad empiezan con la intención de ser una máquinas de estudiar y sacarse la carrera en el menor tiempo posible; esta es gente con facilidad para el estudio, que incluso pueden sacarse más de una diplomatura, y hasta hacerlo con dos a la vez, pero no son el común de ellos. Lo normal es que uno vaya muy emocionado el primer día de clases, sin saber muy bien lo que se va a encontrar, puede que con intención de enterarse más o menos de qué va el temario y conocer a algunos de los profesores, al menos de las materias más interesante; y de pronto, uno entra por las puertas y no sabe muy bien dónde dirigir su atención , con tantos estímulos que llegan desde todos los lados.

Y por supuesto, el mayor de todos: las universitarias follando. Seguro que para cualquiera universitario que haga un ranking de prioridades como el que ya he señalado, este tema irá el primero de la lista; y si no lo hace, tranquilos, no tardará mucho en hacerlo. Las mujeres son la mayor distracción para un chico en edad de estudiar (pero tranquilos, porque sé de buena tinta que también es lo mismo al contrario, así que estamos a la par),  y por supuesto uno de nuestros mayores intereses. Antes de llegar a la universidad, nos apañamos con material porno que encontramos aquí o allí, a no ser que seas uno de esos triunfadores que todos conocemos, pero no es que abunden mucho; lo normal es ser un pardillo hasta el momento de llegar a la facultad, y entonces allí empieces a ponerte las botas, pero no porque dejes de ser un pardillo, sino porque la oferta y la demanda crece de manera exponencial. Preguntádles si no a los estudiantes de económicas, ellos lo tiene muy claro.

Comments are closed.